Semblanza histórica de Moral del Condado

María del Carmen Rodríguez López
Doctora en Historia y Profesora de la Universidad de León
(Nacida en Moral del Condado)

Las siguientes líneas corresponden a un trabajo escolar encomendado por el profesor José Luis Avello Álvarez, destinado a eliminar la materia de la asignatura “Arqueología, epigrafía y numismática” cursada en el cuarto curso de la Licenciatura en Historia. Los resultados obtenidos fueron incluidos en la Carta Arqueológica de la Provincia de León, y por esa causa ha sido necesario obtener el consentimiento de dicho profesor para poder incluir en la página web del Ayuntamiento de Vegas del Condado el trabajo íntegro.

Es de justicia mencionar la infinita perseverancia que ha demostrado Gregorio Boixo en la persecución de esta colaboración, sólo a su tenacidad se debe esta contribución.

I. Metodología.

La metodología de trabajo y los criterios aplicados se han basado en varios puntos simultáneos.

  1. Consulta de archivos y bibliotecas: Archivo Histórico Provincial de León, Archivo Diocesano de León, Archivo de la Colegiata de San Isidoro de León, Biblioteca Mariano Domínguez Berrueta y Biblioteca Municipal de León. En un segundo momento se acudió a la consulta del fondo bibliográfico y documental del Ayuntamiento de Vegas del Condado y los libros de archivo de la iglesia de Villafruela y Moral del Condado. El último apoyo para la prospección lo constituyó la consulta de la bibliografía de los Departamentos de Prehistoria y Arqueología y de Geografía Física de la Universidad de León[1].
  2. Estudio de la toponimia: Devino fundamental la consulta de las fuentes orales conjugada con los datos proporcionados por el Catastro del Marques de la Ensenada y la Copia del Amillaramiento Individual de la Riqueza Inmueble, Cultivo y Ganadería del Ayuntamiento de Vegas del Condado. Año de 1865. Recibieron estudio detallado los siguientes topónimos: Las Calzadas, las Canteras, Camino del Humilladero, Camino del Molino, Camino Real, Camino de San Cipriano, Camino de San Vicente, Cañada Real, los Castellosnes (o Castrillones), el Encañao, la Ferrera, el Horno, la Huerta del Fraile, la Huertona, las Murias, las Peseteras, Riviel, Santa Inés (despoblado) y las Tapias.
  3. Estudio de tradiciones, leyendas y posibles yacimientos. Este punto fue elaborado de forma simultánea con el segundo a través de las fuentes orales.
  4. Trabajo de campo. Los criterios selectivos sobre los lugares a visitar se tomaron tras aunar los resultados de los tres puntos anteriores. El rastreo se llevó a cabo por sectores y los resultados hicieron patente que los restos, generalmente, se presentaban concentrados en espacios muy reducidos mientras que en las inmediaciones de estos centros era fácil hallar más materiales pero ya muy dispersos. Todos los restos fueron recogidos en bolsas individualizadas con su correspondiente etiqueta, tras hacer fotografías in situ si se consideraba necesario[2]. En el caso de los materiales de construcción, de gran tamaño solamente se tomaron fotografías y medidas
  5. Tratamiento de materiales. Lavado, inventariado y conservación de los materiales una vez confrontados los restos de todo tipo hallados en cada yacimiento.

II Fuentes

1) IMPRESAS

1.1. Documentales

CASTÁN LANASPA, G. Documentos del Monasterio de Villaverde de Sandoval (Ss. XI_XIV). Salamanca, 1981. Col. Acta Salmanticiensia.

LEÓN y su Historia. V. II. Miscelánea Histórica de temas leoneses. León: Centro de estudios e investigación “San Isidoro”: Caja España de Inversiones: Archivo Histórico Diocesano, 1972. Col. Fuentes y estudios de historia leonesa

SER QUIJANO, G. del. Documentación de la Catedral de León (Ss. IX-XI). Salamanca: Universidad: Biblioteca de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca, 1981.

YÁNEZ CIFUENTES, Mª P. El monasterio de Santiago de León. Estudio histórico documental. León: Centro de estudios e investigación “San Isidoro”: Caja España de Inversiones: Archivo Histórico Diocesano, 1972. Col. Fuentes y estudios de historia leonesa.

1.2. Bibliográficas

BOIXO, G.(dir.) Cuadernillos de Vegas del Condado.

GÓMEZ MORENO, M. Catálogo monumental de la Provincia de León. León: Nebrija, 1979.

GONZÁLEZ FLÓREZ, J.M. La Montaña de los Arguellos. León, 1978.

INSTITUTO GEOLÓGICO MINERO DE ESPAÑA. Mapa Geológico de España (1:50.000). Madrid, 1933. Hojas núm. 130 Vegas del Condado y 162 Gradefes.

IRIDA. Planos de concentración parcelaria. Polígonos 2 y 3 de Villafruela y Moral del Condado 1: 6000.

PASTOR DE TOGNERI, R. Resistencias y luchas campesinas en la época de crecimiento y consolidación de la formación feudal, Castilla y León (Ss. X-XIII). Madrid: Siglo XXI, 1980. Col. Historia de los movimientos sociales.

2) NO IMPRESAS

2.1 Documentales

Apeos de los aniversarios y caridades concejiles y derechos parroquiales de Villafruela y Moral del Condado. Reformados en el año 1770. Archivo parroquial de Moral y Villafruela.

Ayuntamiento de Vegas del Condado. Copia del amillaramiento individual de la riqueza inmueble, cultivo y ganadería del mismo. Años de 1865. Archivo Municipal de Vegas del Condado.

Catastro del Marqués de la Ensenada. A.H.P.L., Carp. 8950,8951 y 9080 Moral y Villafruela del Condado.

Libro de cuentas, año 1763-1850 . Archivo Parroquial de Moral y Villafruela.

III Introducción geográfica y resumen histórico

III.1   Introducción geográfica

Son estos, dos pueblos entre los que no existen apeos y deslindes. Se encuentran ambos 1en una altiplanicie suavemente ondulada con inclinación NE a SW y predomino del terreno llano. La altitud alcanzada oscila alrededor de los 800 m. si bien Moral se eleva 10 m. sobre Villafruela. La situación de que gozan es privilegiada tanto por sus terrenos arcillosos y llanos que les convierte en fértiles, como por la proximidad del río con terrenos adecuados para el riego.

La hidrología está marcada por el río Porma que surca estas tierras atravesándolas por el Este. Su cauce ha sido desviado por el peligro que suponían sus crecidas para el pueblo de Villafruela. El Oeste está irrigado por el Canal Nuevo que desplazó al antiguo Canal de Arriola. Se suman a estos dos cursos de agua otras dos acequias que se conocen como el Canal y el Valle o el Reguerón, además de gozar de una completa red de regueros o presas. Las aguas hidrostáticas son abundantes y existen varios pozos cuyo uso ha ido decayendo paulatinamente. Estas aguas están en los horizontes porosos del cuaternario. Además son importantes las fuentes, en particular dos: La fuente del Chozo que surte a Villafruela y la de la Era del Campo. El agua de Moral procede de una corriente artesiana “el Caño”.

La tectónica de los terrenos terciarios emergió en masa desde el Oligoceno. Los sedimentos son pleistocenos en las primeras terrazas junto al río, quizás pliocenas las terrazas más elevadas y miocenas a medida que se avanza hacía el Norte. La terraza inferior que empieza en Villaturiel y Marne va descendiendo en relieve hasta los pueblos del Condado, con presencia de arcillas amarillas y rojizas sumadas a frecuentes grupos calcáreos. Los depósitos holocenos dominan en las rocas en forma de aluvión arcilloso mientras que las areniscas miocénicas se descubren preferentemente en los cantiles de las terrazas, así como en las depresiones que las han degradado, ofreciendo tramos miocenos en toda suave ondulación.

La vegetación abunda en especies de árboles como alisos, chopos, negrillos, fresnos, robles, balsas etc. Es evidente la presencia de frutales típicos y propios del Norte de la Provincia. La pradera es importante como la exige una ganadería con un buen grado de desarrollo.

III.2. Resumen histórico

Moral y Villafruela forman una misma unidad territorial-administrativa nutrida por familias formadas por miembros de ambos pueblos, constituyendo un ejemplo de mestizaje eficaz. No parece, sin embargo, que siempre haya sido así; de los datos hallados se desprende que el núcleo originario fue Moral. De la existencia de Villafruela sólo dan testimonio textos tardíos.

El documento más antiguo data del siglo X (917) y se conserva en la Catedral de León; recoge este documento la concesión del Obispo Frunimio a la Iglesia de León de una corte en la ciudad ...y en Moral, junto al Porma otra villa con sus tierras y habitantes: Offero item in Poma, in Locum qui dicitur Morales, villa obtima cun sua prestantia: molinis mulinarios, montes, fontes, pradis, cessum et regressum. Sautos multos ribulo discurrente Porma, sic de una parte quomodo de alia, inde ex inde ipsa villa quum suis intrinsecus movile et inmovile, omines ibi avitantes, vel qui abitare venerunt ad vestra conveniat precepta, reddant vobis obsequia sicut et mici, faciatis inde quod vestra estiterit volumptas ...[3]

Es interesante el calificativo de “villa óptima” como indicación de una cierta prosperidad que no se contradice con la memoria popular en la que se rememora un pueblo de Moral cuyos límites se extendían a Solanilla de la Sobarriba, San Cipriano etc. El documento indica que el pueblo se extendía a ambos lados del río, no parece descabellado pensar que el núcleo original de Villafruela y fuese un único pueblo denominado Moral.

Datado en 7 de junio de 1011 otro documento alude a Moral. Aurisiendo, frater, por la salvación de su alma y la de sus padres, dona al altar de Santiago y a las monjas del monasterio, todo lo que posee heredado de sus padres y abuelos y por compra junto al río Porma, en Morale: Testamentus quod fecit frater Aurisindus ad Sancti Iacobi Apostoli et fratris domini, de illa hereditate de Morale cum suo solare et corte facta... hereditate in suburbem legionem, secus alveum, quod dictum est Porma, quam abeo de avus et parentibus meis sive et de meas conparationes...[4]

Otro documento datado el 15 de febrero de 1044 recoge la venta que Flaino, sus hijos y sobrinos Favivi, Monio, Kaceme, Cidi, presbítero, y Justa hacen a favor de Diego Petrici de las heredades que poseen en la villa de Maralec junto al río Porma en territorio leonés: In territorio legionenesis discurrentis flumen Porma, in villa que vocidant Maralec damos a vobis solares et ortales et vinias et terras et fontes et prados et exidos et pasquis padulibus et montes ut illo padueritis invenire... et filiis vestris et post ereditas vestras ita odie vel tempore de nostro iuro abastro in vestro iuro: traslato et confirmato...[5]. El topónimo Maralec puede ser el resultado de una mala transcripción de Morales.

Reyna Pastor alude a Moral “probablemente del Porma”, haciéndose eco de las investigaciones de Carlos Estepa, para afirmar que En 1264 los vasallos de Moral, perteneciente a San Isidoro de León, obtienen la exención de mañerías y de sernas de los cereales, no así de las viñas” [6]. Esta dependencia de San Isidoro es el fruto de un proceso que ya se había iniciado, al menos, un siglo antes. Varios documentos conservados en el Archivo de la Colegiata de San Isidoro lo corroboran. El primero data de 1164, cuando el 17 de marzo Aprilis y su mujer María donan a San Isidoro las villas de Moral del Condado y de Cañizal de Rueda: Ego Aprilis et uxor mea domna Maria ....damus atque concedimus ... nostras uillas uocauulo Moral et Cannizal in territorio legionensi iuxta fluvium Porme[7]. Una nueva donación, en la que también se engloba Vegas del Condado, data de 1180, mayo, 21. En ella Urraca López dona a San Isidoro todas las heredades que poseía en Moral del Condado, Vegas del Condado y Villaseca de la Sobarriba: ...Ego Urraca Lopez ob remedium anime mee et mariti mei Nunni Menendi omniumque parentum meorum, offero Deo et ecclesie Sancti Ysidori et domno Martino abatí omnique conuentui omnem meam hereditatem quam habeo et habere debeo de meis arris iuxta fluuium Porme, in uilla qui dicitur Moral et in Uegas...[8].

Sin duda el documento más llamativo, por lo espectacular de su contenido es el número 435, en el que el abad Pedro y el cabildo de San Isidoro otorgan carta de fuero a la villa de Moral. Está datado en 3 de noviembre de 1264 y ha sido estudiado por Carlos Estepa y por todos aquellos investigadores estudiosos del fuero de León[9]. Es necesario explicar que inicia por ABCD a causa de que se trata de un original múltiple o carta partida. Este sistema se usaba para suministrar un ejemplar con valor de original a todas las partes, se grafiaban las letras mayúsculas entre el texto destinado a cada una de las partes, posteriormente se seccionaba (partía) el documento por las letras capitales, en tal manera que para verificar la autenticidad del documento habían de coincidir los dos fragmentos al juntarlos, quedando perfectamente encajadas las letras capitales o mayúsculas:
ABCD.

Era de M CCC II, III dias andados del mes de nouembrio. Conocido sea por este escripto que sienpre sea ualedero que nos don Pedro, por la gracia de Dios abbat de Sant Ysidro de Leon, con conseyo he con otorgamiento del conuento dese mismo lugar, a uos Domingo Lopez he a uos Domingo Perez he a uos don Bortholome he a uos don Martino he a uos don Lorente he a uos Domingo Perez fiyo de Iusta Rodriguez he a uos Iusta Perez he a uos Martin Ysidrez he a uos don Pedro del Cascayar he a uos Marina Perez he a uos Pedro Miguelez ferrero nuestros uasallos de Moral damos tal fuero a uos he a toda uuestra generacion para todo tiempo, convien a saber: quitamos uos ela maneria que corria entre uos he demas damos uos sobre los prestamos que teniedes de nos elas nuestras sernas del pan que auiemos en Moral que partades entre uos he quitamos uos elas geras que nos soliades façer fueras ende elas geras dellas nuestras vinnas que retenemos pora nos he uos deuedes a dar a nos cada anno por dia de Sant Martino... [10].

Posteriores vicisitudes llevan al pueblo a pertenecer a la casa de los Guzmanes de Toral, así en 1503, el 8 de mayo Los Guzmanes cedieron a Diego Flórez de Salamanca las casas, huertas, prados y tierras que tenían en Moral del Condado, que antes había sido de una vecina del lugar llamada Isabel, ya difunta, nombrándole además durante toda su vida secretario y escribano público del Condado del Porma y de los valles del Curueño y Boñar y de todas sus merindades y señoríos [11]. Es evidente que este oficio existía con anterioridad. En un documento conservado en el Monasterio de Sandoval datado en 13 de abril de 1332 se recoge una venta que, como todo documento privado necesita de la presencia de un notario. La particularidad emana del hecho de que la venta la hacen María Marcos y su hija María Domínguez a Rodrigo Alfonso, y consiste en dos tierras sitas en Barrio, por el precio de 8 maravedís. Pasa ante Domingo García, notario público del Condado del Porma[12].

Otro problema diferente radica en que en fechas posteriores se encuentran en las fuentes constantes alusiones al “despoblado de Moral”. Cuándo y cómo sucedió esto es una incognita. Para las gentes del lugar la explicación está clara: Moral se desplobló por causa de la Mozona, mujer del pueblo con fuerte carácter según se ha transmitido de generación en generación por las fuentes orales. Las mismas fuentes informan de los asesinatos que esta mujer cometió con varios de los arrieros que por el pueblo pasaban; es tradición sabida por todos los que en Moral habitamos que la Mozona envenenó el agua de la fuente del pueblo que aún hoy existe en el término de Santa Inés. Con el agua de esta fuente se hacía el pan para la comunión, y este fue el vehículo empleado resultando muertos todos los vecinos, excepción hecha de la propia Mozona y de un vecino que tenía una imagen de Santa Inés, a la que era muy devoto. Se cree que el pueblo estuvo ubicado en el término de Santa Inés y que al cavar para hacer los cimientos de una de las dos casas que allí hay en la actualidad se encontró “un puchero a cada lado de un montón de ceniza y un canto para contener la lumbre”.

En todo caso en el Catastro del Marqués de la Ensenada se habla ya del despoblado de Moral: El despoblado se llama Moral, pertenece a la casa de Toral pero por esta razón no se le paga cosa alguna. De los diezmos que paga es una parte para la casa de Toral por el patronato, otra parte para los racionamientos de la Santa Madre Iglesia de León, otra para el cura y otra para las monjas de Carvajal.

Este terreno no tiene casa alguna ni vecinos, que no hay convento alguno ni otra cosa que la iglesia antigua. Hacendados en Moral son el el convento de Santo Domingo, la Iglesia de Carvajal, la Cofradía del Santo Espíritu, Santa Colomba, Doña Ana Bernarda de Arintero, Religiosas de Gradefes, el Santuario de Nuestra Señora del Rosario, el despoblado de Villafruela, Cofradía de Santa Eufemia, la Cofradía de la Cruz, la Iglesia del despoblado de Moral y el Monasterio de Carvajal de León[13] .

Del mismo modo los Libros de Cuentas de la Iglesia de Moral inciden en que: Moral era un despoblado. En 1763 y siguientes había Iglesia en Moral y se consideraba este como pueblo[14].

Es difícil precisar que es lo que sucedió, pero con posterioridad fue cobrando auge el pueblo de Villafruela y de este proceden los nuevos pobladores de Moral, que serán ya quince en 1865. El Catastro del Marqués de la Ensenada tembién proporciona datos referidos a Villafruela: “Villafruela del Condado, es un señorío de la serenísima casa y estado de Toral. Soporta diezmos que paga a la Santa Iglesia de León, otra al cura y otra parte a don Antonio Sagramera, presbítero en Madrid, por reservación apostólica y presentación de la excelentísima casa de Toral. También paga las primicias a la Iglesia de las ánimas del centeno.

Existe un molino arinero propiedad de Antonio Viejo en el sitio que llaman el Barrigón, es de una rueda muele con el agua y presa que sale del rio... 24 casas habitables, 2 arruinadas, 29 vecinos y una viuda y 4 transeuntes, una taberna para el abasto público. No hay convento de religión alguna. Hacendados son el convento de Santo Domingo de Guzmán, Cofradía del Santo Espíritu y la de Santa Eugenia, como la de la Cruz, la de Cristo, la de San Bartolomé y la de Los Santos”[15]. El resto de su historia es similar a los demás pueblos de la zona, sufriendo la desamortización en 1843.

IV Prospección arqueológica

Las fuentes orales aportan datos interesantes. Junto con la leyenda de Santa Inés, mencionada más arriba, se habla de su ermita de la que pudieron formar parte, en su tiempo, unos sillares que se han reutilizado en las paredes de algunas viviendas de Moral. Idénticas fuentes rememoran la presencia del cementerio al lado de la ermita. Observando la zona del despoblado se hace palpable la elevación del terreno en dos terrazas y en un espacio suficiente para albergar el despoblado, la ermita y el cementerio.

A parte de esta ermita, las fuentes orales transmiten la noticia de otra en la Huertona, situada a la izquierda del Camino Grande, en dirección a Villafruela. Este camino recibió en las fuentes escritas el nombre de Camino del Humilladero y aún hoy se puede leer en una de las casas del final del camino: Calle del Cristo. La prospección arqueológica fue negativa, no quedan vestigios de la ermita del Bendito Cristo del Humilladero.

Una nueva tradición oral alude a una torre de trece metros de altura, ubicada en el lugar de la Iglesia actual [16], servía esta torre para guía de los arrieros; a los propios arrieros se atribuye su derrumbe. La prospección detecta la presencia de un peldaño más antiguo que el resto. Con motivo de las excavaciones efectuadas para la construcción del cargadero se apreciaron abundantes restos oseos.

Otra tradición vinculada a la mozona es la que refiere el hallazgo de cimientos en el Valledo, y que entre los mayores del pueblo se decía que era el jardín de la Mozona. La prospección arqueológica resultó negativa. Recogemos también aquellas tradiciones que hablan del hallazgo de escoria en los Rompidos y que en el Camino de la Pocica se oía un sonido “como de campana” que salía del suelo, una noche alguién cavó allí y el ruido no volvió a producirse.

Otras dos referencias orales si tuvieron resultado positivo en su prospección llevando al descubrimiento de dos yacimientos. Una se refiere a la Huerta del Fraile, topónimo que se cree atribuido a la existencia de un convento ubicado en el pago. Se contaba como al tratar de practicar los hoyos necesarios para plantar cepas de vid se descubrió un enterramiento constituido por varias lajas de piedra; en la que servía de cubrición se había practicado una abertura en forma de media luna, a la altura de la cabeza. Todo el conjunto estaba cubierto de teja, no hay testimonio de la posición y estado del cadaver. El resultado de la prospección fue positivo [17]. En cuanto al segundo yacimiento, Riviel, corrían rumores de que el dueño de una finca ubicada en dicho pago había encontrado un tesoro; a la par corría otro rumor que resultó mas atinado, según el cual había exitido allí una tejera. El resultado de la prospección fue positivo.

Las prospecciones realizadas en otros lugares escogidos a la luz de fuentes orales y escritas fueron de resultado negativo: Los Castellones, Las Calzadas, La Muria, La Ferrera, etc.

Como conclusión emanada de los materiales encontrados se desprende que el hábitat se inició pronto en estos dos pueblos. En Riviel se han hallado materiales como utillaje musteriense de tradición achelense que obligan a remontar el hábitat al Paleolítico Medio. Aunque la mayoría de los materiales líticos son de preparación: núcleos y lascas, de modo que cabe pensar que el yacimiento en sí fuera un taller, el lugar de fabricación del utillaje. En este mismo yacimiento se encuentran restos de cerámica común romana (dolias), algo de terra sigillata hispánica muy rodada y sobre todo tégula en abundancia. Una vía romana atravesó estos pueblos, llegando al Curueño, siguiendo la margen izquierda del río y no se puede descartar un asentamiento romano en la zona, pero resulta imposible precisar de qué tipo dado que no se han hallado cimientos ni otros restos en las proximidades. En todo caso se puede considerar la posibilidad de que se tratase de un alfar por los abundantes vestigios cerámicos. Es importante también la cantidad de escoria que sale a la superficie sugiriendo una fundición y la demanda de armas y utensilios propios de un grupo de población cercano.

El yacimiento de la Huerta del Fraile es de naturaleza diferente y atestigua la continuidad del poblamiento en la Edad Media. El arado, en su trabajo rutinario, arrancó importantes cantidades de cerámica gris medieval y descubrió, del mismo modo, una necrópolis que se estudia más abajo.

Se trata de una estación al aire libre. La clasificación cultural es compleja, los materiales hallados pertenecen a época musteriense, romana y medieval. 

El topónimo no es significativo. La exploración del yacimiento coincidió en el momento del arado de la finca, ubicada el pago de Riviel, que está al Oeste del pueblo, al lado del Valle y de Campalbo. Para acceder a la finca se debe tomar el camino que está a la altura del kilómetro 9 de la carretera local Villarente-Boñar, que se dirige a Represa del Condado. Este camino atraviesa el nuevo canal y produce una confluencia de tres caminos. En el ángulo formado por dos de dichos caminos se encuentra la finca, propiedad de los herederos de Benito Aller, vecino de Villafruela. 

La finca-yacimiento se eleva de Este a Oeste en una pendiente bastante pronunciada. Se encuentra en una zona considerada de secano, aún sin concentrar. Dicha finca está arada y los restos arqueológicos están totalmente dispersos, aunque las zonas de mayor concentración son dos: la zona de inicio del descenso de la pendiente y la zona más baja que linda con el camino. En la primera se concentra la industria lítica y en la segunda la cerámica romana. El resto está en completa dispersión. En la parte Norte se observa una mayor concentración de tégulas y escoria de hierro, probablemente al ser materiales de mayor tamaño hayan estorbado para la labranza ocasionando que los sucesivos dueños los hayan arrojado en la linde de la finca. Resta consignar que, a pesar de tratarse de una zona de secano, hay presencia de aguas estancadas en charca a media altura; las aguas son rojizas.

Catálogo

RIV. 1. Fragmento de dolia romana, negra en su cara externa con desengrasante de mica, labio oblicuo con zona de unión al cuello curvada abierta y cuerpo convexo. Presenta una línea incisa en la parte alta del cuerpo. 
RIV. 2. Fragmento de dolia romana de labio redondeado convexo y cuello cóncavo, se esboza el hombro de la dolia. Es rojiza, muy gruesa, pesada y vulgar con micas como desengrasantes. (37,8 cm.)
RIV. 3. Cerámica común romana, labio redondeado circular, no presenta cuello, cuerpo convexo, fue sometida al fuego mas por unas partes que por otras.
RIV. 4. Cerámica común de material deleznable, labio redondeado convexo del que parte directamente el cuerpo convexo.
RIV. 5. Galbo convexo, cerámica común, oscura con mica como desengrasante.
RIV. 6. Galbo convexo, cerámica común rojiza de material deleznable y paredes finas.
RIV. 7. Ídem.
RIV. 8 Ídem.
RIV. 9. Ídem. No es de paredes finas.0


RIV. 10. Fragmento de Terra Sigillata Hispánica (T.G.H.) con decoración de círculos excisos, está muy rodada y ha perdido el engobe que pudo tener. Es un galbo probablemente convexo.
RIV. 11. Galbo convexo, T.S.H. con decoración excisa, se ve parte de un círculo, muy rodada también.
RIV. 12. Galbo convexo, cerámica gris con decoración de rayas incisas, material duro, fue sometida a cocción mixta, a consecuencia de la cual la pasta está más oscura en el dentro del perfil.
RIV. 13. Cerámica gris con rayas incisas, galbo cóncavo entrante.
RIV. 14. Galbo convexo. Cerámica de paredes casi de cáscara de huevo, gris.
RIV. 15. Galbo convexo, cerámica de paredes finas, rojiza, de material deleznable.
RIV. 16. Posible cubilete de cerámica rojiza deleznable, labio redondeado convexo, paredes verticales e inicio de base oblicua abierta.
RIV. 17. Cerámica que parece tener engobe negro, cocción mixta, es una base oblicua abierta y fondo cóncavo anguloso.
RIV. 18. Galbo convexo de una dolia romana de paredes muy gruesas, desengrasante no muy grande.
RIV. 19. Galbo convexo de una dolia romana, ídem.
RIV. 20. Galbo convexo de una dolia romana, material deleznable con impurezas y desengrasantes muy grandes.
RIV. 21. Ídem.
RIV. 22.Galbo convexo de color claro, material muy vulgar.
RIV. 23. Trozo de ladrillo.
RIV. 24. Trozo de ladrillo con dos incisiones, quizás producidas por el arado.
RIV. 25. Trozo de ladrillo con marcas rectas y circulares concéntricas.
RIV. 26. Fragmento de tégula con pestaña.
RIV. 27. Fragmento de tégula con pestaña y decoración de cuatro líneas paralelas en zigzag, oblicuas a la pestaña.
RIV. 28. Trozo de teja con brillo metálico e incluso vítreo.
RIV. 29. Escoria vítrea de hierro.
RIV. 30. Industria lítica, raedera sobre lasca con retoques, musteriense de tradición achelense, próxima al paleolítico superior. En cuarcita.
RIV. 31. Lasca de preparación.
RIV. 32. Lasca de preparación sobre cuarcita.
RIV. 33. Ídem.
RIV. 34. ídem.
RIV. 35. Ídem.
RIV. 36. Núcleo sobre cuarcita.
RIV. 37. Ídem.
RIV. 38. Núcleo sobre cuarcita, parece de caparazón de tortuga.
RIV. 39. Lámina rota en la base o eje proximal.

 

Se trata de una necrópolis, su clasificación cultural a través del análisis de los materiales está englobada en el grupo bajomedieval.

El yacimiento está ubicado en las fincas número 236 y 235, Póligo 3 del citado plano del Irida. Ambas fincas limitan al Este con el Reguerón y al Oeste con el camino de la Huerta del Fraile, que nace del camino de Villafruela a Secos y muere en el kilómetro 9 de la carretera local de Villarente a Boñar. Al Norte lindan con la finca número 237 y al Sur con las fincas 233 y 234. Estas fincas están concentradas y situadas en una zona que no es excesivamente fértil. La tradición oral situaba una necrópolis en la parte más alta de la finca número 236 (propiedad de los herederos de Mauricio Rodríguez), lindando con el camino de la Huerta del Fraile. En efecto, el terreno presenta una elevación con respecto a las fincas colindantes. Estuvo roturada como viñedo y de este cultivo aún quedaban cepas en el momento de la prospección, en convivencia con los juncos que se habían enseñoreado de la zona(fot. 1).

La observación de la superficie reveló la presencia de grandes cantidades de teja y de restos de lajas de piedra, elementos ambos que formaban paredes y cubrición de la única tumba descubierta [18]. La tumba de mayor tamaño (fot. 2) presenta unas medidas de 63 X 37 cm.; La segunda de las tumbas (fot. 3) mide 40X30 cm. y se interpreta como una tumba infantil. Otras tumbas han desaparecido por la costumbre de reutilizar las lajas para elaborar los puertos de embalse, necesarios para el riego de las fincas. No obstante hay restos abundantes y dispares (fot. 4 y    ).

La finca 235 no ofreció ningún resto de enterramiento (no era probable porque no presentaba elevación similar a la descrita en la finca anterior) pero en su defecto, y totalmente diseminados, estaban una serie de materiales cerámicos descritos en el siguiente catálogo. Están signaturados con la sílaba FRA y un número correlativo [19] y con su presencia han hecho posible con cierta aproximación los enterramientos en torno a la Baja Edad Media. Por último consignar la abundancia del material aprovechable para la industria lítica, concretamente cuarcita.

Cátalogo

FRA. 1. Teja de material muy impuro.
FRA. 2. Fragmento de ladrillo.
FRA. 3. Fragmento de teja de material impuro.
FRA. 4. Galbo convexo de color gris negruzco, cerámica vulgar, material duro.
FRA. 5. Galbo cóncavo entrante, de color gris negruzco, cerámica vulgar, material duro.
FRA. 6. Galbo grisáceo convexo, con decoración incisa, aplicado de forma que parece excisión, material duro con desengrasantes de gran tamaño.
FRA. 7. Galbo grisáceo con decoración incisa, material duro.
FRA. 8. Galbo grisáceo, de paredes finas, convexo, con decoración incisa.
FRA. 9. Galbo grisáceo, convexo, con decoración incisa de bandas, muy imperfecta.
FRA. 10. Galbo convexo grisáceo con decoración incisa de líneas verticales y oblicuas.
FRA. 11. Galbo convexo grisáceo, con decoración incisa de bandas.
FRA. 12. Galbo grisáceo, convexo, con decoración incisa de líneas verticales y oblicuas.
FRA. 13. Galbo grisáceo de pared muy gruesa.
FRA. 14. Galbo grisáceo sin decoración.
FRA. 15. Galbo grisáceo, convexo, sin decoración.
FRA. 16. Galbo grisáceo oscuro, de material poco depurado.
FRA. 17. Cerámica gris blancuzco de material muy deleznable, es difícil precisar a qué parte de la vasija corresponde.
FRA. 18. Cerámica gris blancuzco de material muy deleznable.
FRA. 19. Cerámica gris claro de material deleznable.
FRA. 20. Cerámica gris blancuzco de material deleznable.
FRA. 21. Cerámica gris claro de material muy deleznable, la única de estas características que presenta decoración de rayas incisas.
FRA. 22 Labio redondeado convexo, cuerpo convexo, de color gris blancuzco, material deleznable.
FRA. 23. Cerámica gris negruzco de material duro, labio oblicuo con unión oblicua abierta al cuello, cuerpo convexo.
FRA. 24. Material lítico, es un denticulado.

Notas al pié

[1] La estructura interna de la Facultad de Filosofía y Letras se ha modificado y los Departamentos ya no son coincidentes.

[2] A causa del paso del tiempo muchas de las fotografías han perdido nitidez y no reúnen la calidad de imagen necesaria para escanear; no sucede así con los dibujos que se tomaron directamente del original y que están insertos en este trabajo.

[3] Cifr. SER QUIJANO, G. del. Documentación de la catedral...

[4] YÁNEZ CIFUENTES, Mª P. El monasterio de Santiago de León...P. 211, doc. Nº 67.

[5] FERNÁNDEZ CATÓN, J. Mª. Documentos leoneses en escritura visigótica. Fondo Miguel Bravo del Archivo Diocesano de León. En LEÓN Y SU HISTORIA. V. II … Doc. Nº 11.

[6] PASTOR DE TOGNERI, R. Resistencias y luchas campesinas... La mañería consiste en el derecho de ius devolutionis, es decir un derecho de reversión por el que el patrimonio territorial del hombre estéril (o mañero) cuando muere sin heredero vuelve al señor. La serna es una obligación que tiene el colono respecto del señor y que consiste en la realización de faenas agrícolas durante determinados días y épocas del año en los campos de reserva señorial.

[7] A.S.I.L.305, pergamino de 219 X 315 mm.. Letra carolina. Buena conservación.

[8] A.S.I.L. 326, pergamino de 201 x 278 mm. Letra carolina. Buena conservación.

[9] Si bien en un primer momento resultaba atrevido a afirmar que se trataba del fuero de Moral del Condado en este momento está contrastado. De todas formas esto corresponde a otro estudio diferente.

[10] A.S.I.L. 435. Pergamino de 160 x 170 mm. Letra albalaes. Buena Conservación. Carta partida ejemplar 1.

[11] Cuadernillos de Vegas del Condado, dirigidos por G. Boixo.

[12] CASTÁN LANASPA, Documentos del Monasterio de Sandoval Carp. 995, doc. Nº 17.

[13] Catastro del Marqués de la Ensenada. A.H.P.L. Carp. 8950 y 8951.

[14] Libro de Cuentas año 1763-1850. Archivo de la Iglesia de Moral y Villafruela.

[15] Catastro del Marqués de la Ensenada. A.H.P.L. Carp. 9080.

[16] No se puede olvidar que en las fuentes escritas se mencionó la existencia de Iglesia en el Pueblo.

[17] Ver el catálogo y las fotos.

[18] La fotografías de las tumbas permiten calcular las dimensiones gracias a la escala que se depositó en algún margen. Cada cuadrado mide un cm., es decir que la escala mide 10 cm.

[19] Véase los dibujos.