Volver a Valmadrigal


RUTAS TURÍSTICAS POR LEÓN-TIERRA DE CAMPOS

"LA RUTA DEL ANTIGUO SEÑORÍO DE VALMADRIGAL"

La ruta del antiguo señorío eclesiástico de Valmadrigal ubicada dentro de la provincia de León incluye las localidades de Matallana, Santa Cristina, Valverde Enrique, Castrovega, Castrotierra y Vallecillo. Todas las poblaciones citadas se sitúan cerca o en pleno valle del río Madrigal, cauce fluvial que dio nombre a un espacio geográfico y político bien delimitado donde se desarrollaría un señorío medieval durante aproximadamente cuatrocientos años.

MATALLANA DE VALMADRIGAL

Matallana se sitúa en la carretera que une León con Madrid. En el campanario de la iglesia encontramos el reloj de sol más antiguo de la provincia de León (siglo XV). No es el único reloj de sol existente en esta localidad: el segundo se halla en la casa de la botica. Hay dos talleres de alfarería abiertos a los visitantes. Los nombres de los artesanos alfareros son José Carlos Villa y Pedro Fernández. La localidad también cuenta con una fábrica de quesos: "Gabino". Por San Cristóbal, el 10 de julio, los habitantes de Matallana celebran una romería hasta su ermita a las afueras del pueblo. En esta romería, además de misa , procesión, comida campestre y baile, las mozas le cantan al santo un precioso ramo, adornado con puntillas y roscas, que finalmente se rifa entre los asistentes. La demarcación de Matallana es una de las zonas de mayor concentración de avutardas del norte de España. Los ejemplares adultos de esta ave esteparia y protegida por las ley pueden superar los 15 kilos de peso, lo que la convierte en una de las aves más pesadas capaz de volar.

SANTA CRISTINA DE VALMADRIGAL

Para encontrar las primeras noticias de Santa Cristina de Valmadrigal es necesario remontarse al año 906, de acuerdo con un documento fechado en 924 con cita expresa del monasterio de San Salvador en la villa. La iglesia de la localidad destaca por su imponente torre fortaleza. Además de pinturas de interés, este templo posee un magnífico retablo barroco del siglo XVIII cuyo artífice fue José de Margotedo. La ermita del Cristo con su espadaña se ha convertido en el símbolo icónico de la población. El escritor Ruiz de Alarcón sitúa la acción de su comedia "Los pechos privilegiados" (1634) precisamente en esta localidad. En Santa Cristina es posible contemplar una rico patrimonio de bodegas y palomares que despertará la curiosidad del viajero. Las investigaciones llevadas a cabo por el historiador Justiniano Rodríguez sobre el señorío de Valmadrigal revelan la pujanza que tuvo esta población a finales del siglo XIV, época en la que Santa Cristina contaba con varias cofradías, una de ellas llamada de Santiago, un hospital e incluso un palacio rodeado por un gran viñedo. Entre Santa Cristina y Matallana se encontraba el poblado de Gallegos, asentamiento surgido en 1165 y desaparecido en el siglo XV, a causa de la guerra, la peste y las calamidades. En el solar donde se ubicaba este pueblo siguen apareciendo tejas y otros restos. La gran frecuencia del apellido Gallegos en la zona se explica porque las personas que se apellidan así son descendientes de quienes tuvieron que abandonar aquel pueblo para trasladarse a Santa Cristina.

VALVERDE ENRIQUE

De acuerdo con un antiguo documento en el pasado este pueblo recibía el nombre de Valverde de Valmadrigal, que posteriormente debió de cambiar su nombre por el de algún propietario importante del lugar. Así lo expresa Justiniano Rodríguez en su estudio "El señorío eclesiástico de Valmadrigal" (Archivos Leoneses, 1955): "Sospecho que Valverde de Valmadrigal es el actual Valverde Enrique, que por la importancia de alguno de sus poseedores trocó el nombre geográfico por el patronímico". La iglesia parroquial, cuyo titular es San Mamés, tiene cinco retablos, siendo realizado el del altar mayor por Andrés Hernando entre los años 1714-1716 por encargo del capellán Andrés Revilla, pagándose por la obra de dicho retablo dos mil reales en tres plazos a medida que se realizaban los trabajos. La parroquia ha sido restaurada gracias a la generosidad, el cuidado y la participación de los vecinos e iluminada con focos por la noche. El interior del templo religioso conserva muchos detalles (confesionarios, el pendón, la pila bautismal, el suelo irregular de baldosas de barro cocido, etc.) que recrean a la perfección la atmósfera de una vetusta iglesia rural. La iglesia alberga asimismo una lápida del año 1709. En el frontal del templo aparece un nombre: "José de León", párroco de la localidad a principios del siglo XX. La iglesia de Valverde Enrique es denominada: "el mirador del sur de León", ya que desde esta posición se puede contemplar un extenso territorio y el paisaje cerealista de horizonte rectilíneo y cielos amplios típico de Tierra de Campos. Además, esta localidad cuenta con lagunas frecuentadas por aves y un bosque de encinas de 60 hectáreas. El historiador Justiniano Rodríguez, de cita obligada para conocer con rigor la historia a la zona, cree que el desaparecido poblado de Pilella de Valmadrigal se encontraba en las proximidades de Valverde Enrique.

CASTROVEGA

En la parte más elevada de Castrovega existió un castro del que César Morán en su memorable libro "Por Tierras de León" (1925) escribe: "...hay grandes desniveles que hacían el oficio de murallas, desde arriba era fácil defenderse con hondas, con flechas, etc. Para acercarse a la iglesia, es decir al castro, han tenido que rellenar el foso y hacer un istmo o camino". En las laderas del recinto castreño se han encontrado huesos humanos y cerámica medieval. La iglesia de San Pedro Apóstol, erigida en el lugar donde estaba el antiguo castro, alberga una virgen románica, a la que denominan Virgen del Coriseo y una hermosa talla de la Virgen del Rosario situada en un retablo de la nave central. La memoria popular relata que con los ladrillos de un palacio que mandara construir en Castrovega el obispo de León, una vez abandonado el edificio, se construyó la iglesia parroquial, que en efecto no parece muy antigua. La historia confirma que existió un palacio en esta localidad construido por orden del insigne obispo Cuadrillero junto con una gran bodega, así como una huerta. En el siglo XIX todavía se podían ver algunos muros del palacio episcopal. Bodega y huerta, de las que aún se conservan vestigios en nuestros días, siguen apellidándose "del obispo". La huerta del obispo, hoy día en ruinas, hace apenas cuarenta años era un jardín paradisíaco, con muchas clases de flores, galerías acristaladas llenas de pájaros y bancos cubiertos de cerámica policromada; veinte jardineros cuidaban de este vergel, auténtico oasis entre la sequedad de la Tierra de Campos. Otro punto destacable de la localidad es la casa solariega de la familia Bustamante, que se encuentra muy cerca de la iglesia. El pueblo tiene además una ermita de la Vera Cruz, vinculada desde muy antiguo a una cofradía. En cuanto a las fiestas, la espléndida festividad de La Cruz de mayo, celebrada el tres de dicho mes, ha merecido el interés periodístico ("Filandón", mayo de 1998), entre otras razones porque se reza un original credo. En "La Vega"o "Veguellina", pueblo semiabandonado muy próximo a Castrovega, es posible contemplar las ruinas llenas de encanto de la iglesia de San Andrés (al parecer esta era la iglesia primitiva de Castrovega) y pasear por sus calles todavía de arena. Las bodegas de "Vega" han mantenido inalterable la estética rústica. Sobre la historia de este pueblo hay que decir que sus raíces se hunden en el período Paleolítico. El deslizamiento de tierra de una de las laderas del cerro donde se sitúan las bodegas ha dejado al descubierto en fechas recientes cimientos de un gran edificio, ladrillos antiguos, trozos de cerámica del siglo XIV y abundantes huesos humanos. Probablemente son los restos de un poblado medieval.

CASTROTIERRA

El mapa arqueológico de la provincia de León sitúa en Castrotierra un castro preastur de la 1ª Edad del Hierro (900-450 a. de C.). El recinto castreño está ubicado al noroeste de la localidad y responde al tipo Soto de Medinilla (Valladolid). Mucho antes de la Edad del Hierro, en el período Achelense del Paleolítico, hubo hombres primitivos viviendo en la zona de Castrotierra. En relación con la iglesia, el titular de la parroquia de Castrotierra es San Pedro Apóstol. Esta iglesia fue donada por Fernando II de León a la sede legionense en 1165. Aún se pueden apreciar los restos de su primitiva torre, con ciclópeos muros de tierra pisada revestida de piedras y cantos. Las puertas de la entrada al pórtico con fecha de 1906 son obra del herrero Tomás Cancelo. Tanto el suelo empedrado como el techo del pórtico muestran la flor hexapétala encerrada en un círculo, símbolo de probable carácter funerario relacionado con los astures. De los cinco retablos que adornaban la iglesia de Castrotierra (dato extraído del inventario eclesiástico de 1909) sólo se ha conservado el del Cristo del Amparo y el Altar Mayor, que luce una artística arqueta del sagrario. De una de las paredes de la iglesia cuelga el cristo de los difuntos que suele acompañar a la comitiva fúnebre durante los entierros. En la década de los años cuarenta , todavía se podían ver incrustados en la fachada en barro de la iglesia de San Pedro Apóstol restos óseos humanos. Según César Morán ("Por tierras de León", 1925), la iglesia de esta localidad es un caso de cristianización, ya que "al triunfar el cristianismo, se consagró al verdadero Dios (...) el templo pagano que allí tuviesen los hombres de aquel tiempo". Merece la pena visitar las defensas terreras del antiguo castillo medieval, ya desaparecido. Alfonso X el Sabio mandó derribar el castillo de Castrotierra en el siglo XIII, pero aún permanecen los amontonamientos de tierra sobre los que se levantaba el fortín. Si el visitante sube hasta la cima del montículo sobre el que se erigía el castillo deberá tener cuidado con las oquedades del terreno. Al pie de esta enigmática montaña de tierra junto a una caseta de barro, se encuentra "la huesera", también llamada "el cementerio de los moros" y hoy tapada con arena, uno de los lugares sobre los que más habla la gente del pueblo, ya que allí aparecían en un corte de la ladera de tres metros de altura centenares de calaveras, tibias, fémures, etc. colocados en hileras y esparcidos por el suelo. ¿Se trata de un cementerio medieval o de esqueletos de delincuentes ajusticiados en la horca que -según dicen- se situaba a los pies del castillo? Las bodegas del pueblo, utilizadas como merenderos o como improvisados museos de aperos de labranza, están excavadas dentro de las defensas terreras del castillo altomedieval. Castrotierra cuenta con una pista deportiva. Numerosas casas, corrales y pajares de barro componen el abundante legado de arquitectura rural de la localidad. En una bodega subterránea de la casa rectoral se puede observar el tradicional sistema de calefacción a través de canales bajo el suelo, heredero del hipocausto grecolatino. Dos edificios relevantes para la historia local desaparecieron. Nos referimos a la ermita de Santa María, que dio nombre a la calle donde se situaba y la "casa de escuelas", que ocupaba el lugar donde hoy se alza el Ayuntamiento. El Domingo de Resurrección se celebra la procesión del encuentro, verdadera seña de identidad para los castroterrenses, durante la cual dos coros de mujeres ("las cantoras") cantan un hermoso texto con respuestas y contrarrespuestas. Continuando con los aspectos de interés que ofrece Castrotierra, ya Madoz en 1847 se refiere al "clima sano" del que disfruta Castrotierra, característica bien conocida por quienes han visitado alguna vez el pueblo. En la cooperativa vinícola Valmadrigal, fundada en 1969, el visitante podrá saborear vinos de uva prieto picudo, cuya calidad ha sido reconocida y premiada en certámenes.

VALLECILLO

Al igual que en Castrotierra y La Veguellina, Vallecillo fue lugar de asentamientos paleolíticos tal como se recoge en la "Historia de León", volumen II, publicado por la Universidad de León en 1999. La iglesia de Vallecillo, recientemente declarada Bien de Interés Cultural y sin duda una de las más interesantes del señorío por la calidad de sus obras de arte sacro, tiene una torre de tapial cubierta de ladrillo de estilo mudéjar que Gómez Moreno dató en el siglo XVI. Dentro de la iglesia destaca el hermoso retablo renacentista. Con respecto a las tradiciones, los mozos siguen cumpliendo con la costumbre de pinar el mayo la víspera del 1 de mayo por la noche y también con la de colocar el ramo en la casa de las mozas, rito al que nos referiremos más adelante en el apartado sobre los rasgos de la vida tradicional. En esta localidad, situada a muy poca distancia de Castrotierra de Valmadrigal, hay un Centro de Turismo Rural "Ana María", un modelo de nueva construcción armónica con el entorno, que lleva funcionando varios años.

"La ruta del antiguo señorío de Valmadrigal"  (León)

Teléfonos útiles
Ayuntamiento de Sª Cristina: 987-338014
Ayto. de Valverde Enrique: 987-335354
Ayto. de Castrotierra: 987-784045
Casa rural de Vallecillo: 987-784333
Oficina de turismo de León: 987-237082
Oficina de Turismo de Sahagún: 987-782117

Volver a Valmadrigal